Masaje sueco

El masaje sueco es conocido como el masaje “tradicional” o “clásico”. Es la forma de masaje que a todo el mundo se le viene a la mente cuando piensa en este tipo de tratamiento manual.

Al parecer fue en la década de 1820 cuando un médico sueco, el Dr. Per Henrik Ling, desarrolló el primer método moderno de masaje a través de su estudio de la fisiología, la gimnasia y las técnicas de masaje de china, Egipto, Grecia y Roma. Se le considera, por tanto, el tipo más popular de masaje.

El masaje sueco utiliza un sistema de pases de largo deslizamiento, amasamiento, fricción, percusión y movimientos de agitación o técnicas de vibración en las capas más superficiales de los músculos. Este masaje no sólo tiene un fundamento mecánico, sino que también trabaja el sistema nervioso. Se realiza con aceites o lociones y una sesión dura entre 30 y 60 minutos.

Beneficia a los nervios, músculos, glándulas y a la circulación, y promueve la salud y el bienestar. El masaje sueco también alivia la tensión muscular, reduce la ansiedad, fortalece el sistema inmunológico, mejora la circulación sanguínea y calma el sistema nervioso.

Solicita información: