Cuerpo

Masajes con cuchillos

Masaje con cuchillos

No está todo visto en el mundo del masaje. Los masajes con cuchillos se ofertan como otro más de los remedios milenarios de la sabiduría china.

Al parecer, la tradición tiene más de veinte siglos de antigüedad y proviene de épocas en las que los monjes budistas empleaban este recurso como medio terapéutico para casos extremos.

Hoy en día se mantiene la tradición en Taiwán, donde se ofrecen principalmente como producto para turistas en zonas muy comerciales.

Entre sus pretendidas virtudes, el marketing los presenta como una solución para mejorar el metabolismo, eliminar la grasa corporal, masajear los meridianos, transformar la constitución corporal (¿?), ayudar con el dolor y modular la circulación sanguínea. Al menos eso es lo que aparece en su carta de presentación.

Para dar los masajes con cuchillos se emplean hachas de cocina completamente desafiladas. Realmente sería imposible cortarse con estos instrumentos, si bien pueden ocasionar molestias si golpean directamente sobre el hueso, como puede ser en el propio cráneo, en la espina de la escápula o la clavícula.

Los impactos son débiles, rápidos y controlados, pero si no se gradúa bien el impulso pueden resultar muy desagradables. En ese caso, los hematomas en estos puntos no están exentos de aparecer al día siguiente.

Los cuchillos, que en realidad no son cuchillos sino hachas de cocina, no son nada exclusivos sino más bien vulgares y solo están adaptados en su pérdida del filo. Antes de emplearlos los adaptan hasta lograr un borde romo en el lado cortante.

En realidad, con esta práctica se estimula la masa muscular con una especie de claping que ellos justifican como una maniobra para eliminar la energía negativa. Según su razonamiento los cuchillos trabajan con la energía, de modo que con el golpeteo hacen que salga la energía negativa y que entre la positiva. El concepto de energía, una vez extraído de su contexto de la física, es tan laxo que realmente sirve para justificarlo todo.

Se dice que los practicantes apuntan a los puntos de acupuntura, pero viendo su trabajo de barrido es difícil precisar a qué puntos en concreto se refieren, porque los cuchillos recorren todo el cuerpo. El recorrido abarca desde la cabeza y la cara hasta los pies. El masaje trabaja también detenidamente las manos.

En ciertos centros con más fundamento en la medicina tradicional china se combina el tratamiento con otras prácticas. Por ejemplo, antes de iniciar los masajes con cuchillos se realizan ejercicios parecidos a las sentadillas, con unos palos de madera pqueños. Nos dicen que estos ejercicios sirven para “equilibrar el qi”. En los mercados para turistas no dedican tiempo a estos preliminares.

Existe una asociación que respalda su uso y práctica: la Asociación Mundial de Terapia con Cuchillos de China. Esta asociación vela por mantener la tradición y por fijar los estándares de la práctica.

La oferta del masaje se hace por zonas corporales divididas por tiempo: 10 minutos para probar de qué se trata, 30 minutos para medio cuerpo, y 45 o 60 minutos el cuerpo entero, a gusto del consumidor y acoplado a la posibilidad de cada bolsillo. Si se añade el equilibrado previo del qi, entonces la práctica puede extenderse a hora y media aproximadamente.

En definitiva, China nunca deja de sorprender. Los masajes con cuchillos son una rareza dentro del mundo del masaje. Aunque en el fondo se trata de estimular la superficie corporal con una herramienta pesada que facilite el efecto de golpeteo y de vibración, nadie negará el aspecto impactante de la práctica en sí. En este punto radica su interés. Si se hubiesen empleado palillos o los propios nudillos, entonces el efecto sería el mismo, pero ya no nos llamaría la atención. El exotismo y las cosas raras siempre son un buen reclamo para los turistas, y eso lo saben bien.

La forma de aplicar el masaje es a la vista de todo el mundo, en un centro comercial, de modo que cada cliente sirve de reclamo para el siguiente. También se aplican en mercados nocturnos también al aire libre. No hay que desvestirse para recibirlo y, al contrario, debes cubrirte con una toalla para amortiguar los impactos.

Las personas que aplican estos masajes son muy hábiles y están muy curtidos en su oficio y, al ir preferentemente dirigidos al turista, el trato es muy amable y servicial.

Muchos receptores del masaje afirman que se quedan dormidos con la vibración del golpeteo. Al parecer las sensaciones son muy positivas.

De todos modos, quien va a buscar estos masajes es o un turista ávido de cosas raras, con lo cual lo valorará desde el momento en que se ha gastado dinero en ello, o un autóctono que entiende su fundamento en la medicina tradicional, con lo cual sabrá encontrar sentido a la práctica.

Nosotros, por nuestra parte, en nuestra sociedad y con nuestra mentalidad, estamos muy lejos de poder disfrutarlo en el contexto de nuestro entorno occidental.

Disfruta de los masajes con cuchillos y si todavía no te ha sorprendido lo suficiente, entonces prueba con el masaje de fuego.

Related posts
Cuerpo

Fundamentos del entrenamiento autógeno de Schultz

Es importante conocer los mecanismos del entrenamiento autógeno de Schultz para poder sacar el…
Read more
Cuerpo

Qué sabemos del ASMR relajante hasta el momento

La importancia del fenómeno ASMR relajante no para de crecer, pero la ciencia va por detrás…
Read more
Cuerpo

Aplicación paso a paso del entrenamiento autógeno

Aprende a practicar el entrenamiento autógeno siguiendo unos sencillos pasos y aprovechando todo el…
Read more

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + 8 =